Hemos detectado que aún no te has registrado, o si lo has hecho, no te has conectado con tu nombre de usuario. Recuerda que para escribir mensajes, descárgarte información y formar parte de esta Comunidad viajera debes estas registrado.

¡Anímate!, regístrate (es gratis) y cuéntanos tu experiencia viajera

Muchas gracias.


No estás conectado. Conéctate o registrate

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

rubendavid


Administrador
Administrador
Las Fallas son unas fiestas con una arraigada tradición en la ciudad de Valencia y diferentes poblaciones de la Comunidad Valenciana, que se celebran del 15 al 19 de marzo. Actualmente, esta festividad se ha convertido en un atractivo turístico muy importante, ya que están catalogadas como fiesta de Interés Turístico Internacional. Estas fiestas también son llamadas fiestas josefinas o festes de Sant Josep (en valenciano), ya que se celebran en honor a San José, patrón de los carpinteros.

Historia

La víspera de San José se encendían hogueras para anunciar su festividad, recibiendo esa práctica ritual el nombre de falla.
La versión popular del origen de las fallas según el Marqués de Cruïlles, fueron iniciadas por el gremio de carpinteros que quemaban en la víspera del día de su patrón San José, en una hoguera purificadora, las virutas y trastos viejos sobrantes, haciendo limpieza de los talleres antes de entrar la primavera. Además, quemaban sus "parots" (estructuras de las que colgaban los candiles que les daban luz) puesto que con el fin del invierno y la llegada de la primavera, y al hacerse los días más largos, ya no eran necesarios. Según esta teoría, la inventiva popular le dio forma humana a estos parots. Esta leyenda romántica del origen de la fiesta contrasta con la documentación conservada en el Gremio de Carpinteros, que no cita la construcción de fallas en su víspera, sino la festividad religiosa del propio día 19.

Existen otros autores que intentan encontrar un origen más antiguo a la fiesta, defendiendo que el culto al fuego es un ritual de tradición pagana, como ocurre con otras festividades como San Antón, San Juan, San Miguel o la Navidad en diversos puntos de la geografía española, en donde también se queman hogueras en su víspera. Según esta teoría, las Fallas son una evolución de este arcaico ritual que anuncia la entrada de la primavera.

La primera información que tenemos sobre las Fallas data de mediados del (siglo XVIII), 1740. Algunas de las miles de hogueras que se encendían en las calles de Valencia se denominaron fallas. Eran monumentos satíricos y burlescos en los que se exponían a la vergüenza pública y se quemaban simbólicamente personas y situaciones de la calle o barrio donde se plantaba la falla. En su construcción participaban los vecinos de cada calle. Se empezaron a incorporar carteles alusivos a algún personaje conocido del barrio. Además, los niños iban de casa en casa pidiendo "una estoreta velleta" (una alfombra vieja), que se convirtió en un canto popular para recoger todo tipo de muebles y utensilios viejos para quemarlos junto a las fallas. En esta época, las fallas eran cajones altos con tres o cuatro muñecos vestidos con ropas de tela, y con caretas de cartón o las manos y caras de cera.

Con la creación de los premios a las fallas más artísticas, en 1895 por Lo Rat Penat y desde 1901 por el Ayuntamiento, las fallas fueron abandonando progresivamente la sátira para centrarse en su vertiente más artística, empezando las comisiones falleras a contratar artistas y artesanos que darán paso a la posterior especialización en la profesión del Artista Fallero. Posteriormente, los artesanos incorporaron un nuevo procedimiento: la reproducción de moldes en cartón piedra. La creación de la falla fue evolucionando hasta la actualidad, donde la mayoría de monumentos están compuestos de poliestireno expandido ("poliexpán"), corcho blando fácilmente moldeable con sierras de calor y le aporta más brillo a la pieza. Así el arte de las fallas ha generado monumentos de mayores dimensiones con remates que rozan los 30 metros de altura.

Hoy las fallas mueven cerca un millón de turistas anualmente. Se plantan 385 monumentos en la ciudad de Valencia y más de 250 en el resto de la provincia. El Gremio Artesano de Artistas Falleros subsiste como entidad encargada de enseñar el antiguo oficio de producción de monumentos falleros. La Junta Central Fallera es la entidad que organiza la fiesta y la mantiene viva durante todo el ejercicio fallero.


Cosas que no debes perderte en Fallas


La Crida: Es el pregón de las fiestas falleras. Sobre las históricas Torres de Serranos, la Fallera Mayor de Valencia, invita a todo el mundo a vivir y disfrutar de las Fallas, acompañada de espectaculares efectos de luz e imagen. A sus pies, miles de valencianos festejan, eufóricos, el comienzo oficial de las fiestas.

La exposición del Ninot: Los “ninots” son las figuras que componen las escenas de los monumentos falleros. A principios de febrero, cada comisión aporta su mejor “ninot” (solamente uno) a una exposición colectiva, que queda abierta al público hasta el día de la plantà, cuando cada figura es recogida, en un pasacalle lleno de algarabía, sonido de silbatos y música de charanga, por su comisión para ser llevada hasta el monumento del que forma parte.

Cada visitante de la exposición mencionada, tiene la posibilidad de elegir, de entre todos, el “ninot” que más le guste: bien por su originalidad, bien por su elaboración. Llegado el momento de la clausura, se recuentan los votos y el “ninot” que más votos haya conseguido quedará indultado: tendrá el honor de ser el único “ninot” de toda Valencia que, oficialmente, no arderá la noche del 19.

Este mismo procedimiento se repite con las fallas infantiles, cuyos ninots también pueden visitarse en la misma exposición.

La plantà: Es el momento de poner en pie la falla. Poco a poco, la falla se va levantando o construyendo, desde la base hasta el remate. El momento en que éste último se eleva hacia el cielo para acoplarse definitivamente al cuerpo central del monumento es impactante y sobrecogedor, por su volumen, peso y dimensiones. Esto ocurre la noche del 15 de marzo.

Cabalgatas: En el calendario festivo fallero, existen varias cabalgatas que recorren el centro de la ciudad y que aportan dosis variadas de color, animación y efectismo visual. Cada una tiene su propio espíritu y el planteamiento diferencial de ellas, permite un heterogéneo abanico de posibilidades para el turista y ciudadano que abarca todo el espectro social:

- La cabalgata del Ninot: es un desfile paródico, en el cual, las comisiones participantes representan los acontecimientos y personajes de actualidad de forma crítica o irónica, jugando con las segundas intenciones, los homenajes o, incluso, la provocación. En este desfile no hay colores, ideologías o tabúes: cualquier institución, persona o acontecimiento puede verse reflejado. Se entiende, pues, como una falla en movimiento con sus “ninots humanizados”.

- La Cabalgata del Ninot Infantil: es el equivalente a la anterior en el mundo de las fallas infantiles. Aquí son los niños los que forman comparsas divertidas, coloristas y con mucha vitalidad. Aunque, lógicamente, sus contenidos no llegan al nivel de acidez que su homónima mayor, esta cabalgata tampoco carece de cierta dosis de crítica y humor, tratados de manera más asequible al público al que se destina.

- La Cabalgata Folklórica Internacional: En plenas fiestas falleras, el centro de la ciudad recibe a un variopinto grupo de comparsas y colectivos venidos de distintas partes del mundo, que ofrecen una representación de sus costumbres, su folklore y sus fiestas. Se trata de un festival en movimiento, lleno de música, animación y color, si olvidarse de los contenidos de tradición y cultura.

La Despertà: A primera hora de la mañana, los miembros de cada comisión cargan con cientos de petardos llamados "Trons de bac", que explotan estruendósamente en el suelo al ser lanzados enérgicamente contra el mismo. Con ello, despiertan al vecindario para que comience un nuevo día de fiesta.

La Mascletà es uno de los acontecimientos más importantes de las Fallas. El olor a pólvora, el ruido atronador y el ambiente de cada mascletà, hacen de este evento uno de los preferidos por los valencianos. Un espectáculo de petardos de diversa potencia, masclets y carcasas, en el que se obtienen composiciones musicales a través del ruido de los cañones de pólvora.

Los petardos que componen la mascletà (masclets) cuelgan tendidos de las cuerdas ofreciendo al público un escenario colorido. El color de los masclets indica la potencia explosiva, que sólo conoceremos en el momento en que explosionan recreando un auténtico espectáculo visual. Se disparan entre 100 kg. y 120 kg. de pólvora en cada mascletà y tienen un presupuesto aproximado de 3.000€ aunque algunos pirotécnicos ponen de su parte para satisfacción del público. Los pirotécnicos que más público atraen son Vicente Caballer y Ricardo Caballer. Cabe destacar también la Pirotecnia Peñarroja, la Pirotecnia Valenciana y la Pirotecnia Turís, estos últimos los artífices de la Mascletà de Año Nuevo 2013.

No existe nada igual y quizá la devoción por la pólvora del pueblo valenciano responde a la evocación del pasado árabe de esta tierra. Los moriscos supieron mantener viva la herencia de la alquimia china nacida en el siglo IX, y tanto la pólvora como las naranjas le dieron a la ciudad de Valencia la identidad de la que actualmente goza. Ya en el siglo XV se habilitaron zonas en el casco urbano de Valencia para la fabricación y venta de pirotecnia. Si bien en sus orígenes predominó el sentido bélico, durante los siglos XVII y XVIII Valencia se distinguió del resto de regiones de España en cuanto al dominio de la pirotecnia, desarrollando su aplicación en las celebraciones populares con la diversión como finalidad hasta adquirir el protagonismo que hoy conocemos.

Disfruta desde el día 1 hasta el 19 de Marzo con las mascletàs cada día a las 14.00 horas en la Plaza del Ayuntamiento. Una sinfonía de ruido que te pondrá los pelos de punta y hará vibrar tu cuerpo de la cabeza a los pies. Te invaden las prisas por tener un buen sitio en la plaza o en las proximidades, la impaciencia de una cuenta atrás mientras los altavoces vociferan himnos falleros y demás cánticos populares, las palomas revolotean agitadas porque saben que va a haber jaleo… y la Fallera Mayor que espera junto a su Corte de Honor en el balcón del Ayuntamiento grita finalmente hacia la multitud, con una amplia sonrisa, la célebre frase “Senyor pirotècnic, pot començar la mascletà!”. Es entonces cuando la piel se eriza y pronto empieza a vibrar el suelo bajo tus pies. La parte aérea es breve, dejando paso a la fase terrestre que tímidamente va cogiendo fuerza y entonando una sinfonía. No se toleran silencios ni interrupciones. El ritmo es un factor altamente valorado por el público. Fluye la adrenalina frente al intenso olor a pólvora que irradia el violento agitar de las cuerdas que sostienen la traca… y el ruido ensordecedor fácilmente alcanza los 120 decibelios. De pronto la plaza queda invadida de humo, mientras el terremoto sonoro en el suelo de los masclets más potentes da paso a los morteros que lanzan con fuerza las carcasas creando un final triunfante en el cielo. Una vez más y pese a tantas veces que lo hayas presenciado, lanzas un grito de emoción tras seis minutos de respiración contenida. El estruendo de los aplausos y los gritos que vitorean el trabajo de los pirotécnicos que son elevados con júbilo por la gente, ponen fin a un espectáculo de auténtica sacudida para nuestros sentidos y que no puedes perderte. Las mascletàs de Fallas son de obligada asistencia. Y un consejo: no olvides tus gafas de sol.

La Ofrenda: La mayor expresión de religiosidad y devoción de todo el calendario festivo fallero, aunque no exenta de elegancia, grandiosidad y una vistosidad raramente superables.

Estamos hablando de la Ofrenda de Flores a la Virgen de los Desamparados, la patrona del reino de Valencia. En este acto, todas las comisiones acuden, con sus mejores galas, a entregar sus ramos de flores a una gigantesca imagen de la Virgen, situada en el centro de la plaza que lleva su nombre y donde se encuentra su Basílica.

Un desfile de miles y miles de falleros y falleras, luciendo los trajes regionales y potenciando la riqueza de éstos con el colorido de las flores, llena las calles de la ciudad. Cada comisión lleva su banda de música e incluso, en algunos casos, también se le ofrece a la Patrona una espectacular canastilla con los adornos florales más originales y creativos.

Dada su increíble cifra de participación, la Ofrenda se celebra en dos días (17 y 18) y, por muchos motivos, se ha convertido ya en el acto central de la semana fallera.

La célebre “Nit del Foc” (Noche del Fuego) es el mayor espectáculo pirotécnico de las Fallas de Valencia. Es el espectáculo pirotécnico más multitudinario del año, y tiene lugar junto al Puente de las Flores de la ciudad. La afluencia al evento de la 'Nit del Foc' en Fallas no tiene comparación con ningun otro de los que se celebra durante las Fallas, los datos y cifras que se manejan en este evento, rondan la cifra de entre 500.000 y 800.000 personas las que se congregan alrededor de la Nit del Foc, según datos de la Policía Local de Valencia.

Se trata de un castillo de fuegos artificiales pirodigital en el que se verán modalidades distintas de efectos, entre carcasas, candelas, lentejuelas, kamuros muy potentes, intermitentes, fugaces y cruzados así como aperturas ciegas o carcasas esféricas de exhibición. De esto sabe mucho la empresa pirotécnica “Ricasa”, con Ricardo Caballer en la dirección, que lleva ya seis años protagonizando este gran evento. Se suelen disparar más de 4.000 kg de masa explosiva (4.280 kg. en 2009) y dura en torno a los veinte minutos.

El objetivo de un gran pirotécnico en una noche como ésta es sorprender al público asistente con una noche mágica. Ello conlleva un gran esfuerzo de montaje que hay que valorar en gran medida dado que se realiza en un tiempo récord. El montaje supone casi treinta técnicos trabajando durante catorce horas antes del disparo. Un solo día de montaje para una zona de fuegos de estas características es todo un reto.

El público podrá disfrutar de un gran número de efectos visuales y sonoros, conjuntos de intermitentes, fases diferenciadas de globos y paracaídas, ruedas de doble subida y conjuntos de relámpagos que iluminarán el cielo con más de 30 colores.

La Cremà: Todas las fallas comienzan a arder en la madrugada del 19 al 20 de marzo. Es, por tanto, el epílogo de la fiesta fallera, al que debe su gran fama internacional, cuando el fuego, poderoso, devora íntegramente el monumento, creando espectaculares hogueras de altura y dimensiones colosales que hacen que parezca que es la ciudad la que arde.


Programa de las Fallas 2014





Fuente: www.vivelasfallas.es


__________________________________________________________________________________________
"Quien vive ve, pero quien viaja ve más" (Proverbio Árabe)
Ver perfil de usuario http://www.foromegustaviajar.com

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.